Allium sativum

Es una de las plantas medicinales más importantes del mundo y también una de las más estudiadas, ya que se han publicado más de mil informes sobre su actividad terapéutica. El saber popular dice que el ajo protege del diablo y los vampiros, creencias que dan fe de su poder medicinal, sobre todo contra las infecciones.

USOS MEDICINALES

Acción

  • Antibiótico
  • Antifúngico
  • Coagulante
  • Detiene la tos y las infecciones respiratorias
  • Disminuye la presión sanguínea
  • Disminuye el nivel de colesterol
  • Refuerza la flora intestinal

Infecciones

Antes de que los antibióticos modernos se convirtieran en algo común, el ajo era uno de los remedios empleados con más frecuencia para tratar las infecciones. Durante la primera guerra mundial, se utilizaba en los vendajes de las heridas de combate. Aunque en la actualidad existen antibióticos mucho más potentes, el ajo sigue ocupando su lugar en el tratamiento de infecciones, como la sinusitis, los resfriados, la gripe, la irritación de garganta y, como especifico, la bronquitis.

Cuando se traga entero (solo un diente), se toma como alimento o en pastilla, refuerza la capacidad del organismo de luchar contra las infecciones y acelera la recuperación. Se puede preparar un remedio sencillo y eficaz en la cocina que sirve para los resfriados, el dolor de garganta y la tos mezclando un diente machacado de ajo con el zumo de limón (Citrus limon) acabado de exprimir, 1 o 2 cucharaditas de miel y una pizca de polvo de jengibre seco (Zingiber officinalis) o, preferiblemente, un trocito de raíz fresca. Ponerle todo en un tazón, añadir agua caliente y remover. Tomar tres tazas al día. Se puede tomar ajo al mismo tiempo que los antibióticos, ya que los podrá complementar como protección de posibles efectos secundarios porque protege las bacterias beneficiosas del intestino y reduce las posibilidades de desarollar aftas. Si se aplica de forma continuada durante varias semanas, el ajo fresco y el aceite de ajo tratan las infecciones fúngicas locales, como el picor del conducto auditivo y las verrugas.

Ajo

Problemas circulatorios

A pesar de sus variados usos, el ajo es muy apreciado, sobre todo, por sus efectos en el sistema circulatorio. Cuando se toma durante mucho tiempo, ayuda a previnir la arteriosclerosis (enduricimiento y estrachamiento de las arterias), espesa la sangre y mejora el nivel de colesterol bueno. Estos efectos provocan una circulación más eficiente de las arterias, mejora presión baja y reduce el riesgo de sufrir problemas de corazón.

Cáncer

Se cree que el ajo también previene el cáncer si se toma durante mucho tiempo.

Precauciones

Si se toman anticoagulantes (espesantes de la sangre), como aspirina o warfarina, tomar ajo solo por indicación de un médico o fitoterapeuta.