Árbol de té




Melaleuca alternifolia

En la medicina aborigen, las hojas del árbol de té, trituradas e inhaladas o en infusión, se empleaban para tratar infecciones de todo tipo. Actualmente, se emplea su aceite esencial, ya que su inigualable acción antiséptica es eficaz para combatir infecciones del cabello, la piel y las uñas.

USOS MEDICINALES

Acción

  • Antifúngico
  • Antiséptico

Infecciones cutáneas

El aceite de árbol de té debería estar en todos los botiquines, ya que puede tratar muchos problemas leves fúngicos y bacterianos. Sobre forúnculos, granos y pequeñas zonas infectadas, por ejemplo, una uña del pie, aplica el aceite puro dos veces al día. Para zonas mayores, aplica el aceite diluido en aceite de caléndula o de germen de trigo. Combina 1 parte de aceite del árbol de té con 20 partes de aceite portador y masajea l la zona afectada.

Infección de oído

Para tratar una infección del oído externo o el dolor leve de oído, pon de 1 a 2 gotas de aceite puro en un algodón y colócalo en la oreja durante una noche. El aceite del árbol de té combina bien con el de lavanda; emplea 1 gota de cada

Árbol de te

Infección vaginal

Para infecciones vaginales como las aftas, se puede aplicar aceite del árbol de te diluido sobre la zona afectada, aunque a veces escuece. Es mucho mejor utlizar pesarios de árbol de té. Introduce una cada noche durante 3 o 4 días, descansa unos días y repite el proceso tanto tiempo como necesario.

Precauciones

No ingerir el aceite esencial. En ocasiones los preparados tópicos pueden provocar dermatitis.

Partes empleadas
  • Aceite esencial
  • Hojas