Diente de león

Taraxacum officinale

El diente de león, uno de los remedios más versátiles de la naturaleza, es un vegetal nutritivo y un remedio desintoxicante para el hígado y los riñones. Los herbolarios adoran su raíz por su suave efecto purificador que se puede emplear en problemas de toxicidad de todo tipo, como desórdenes cutáneos crónicos e infecciones recurrentes.

USOS MEDICINALES

Acción

  • Tónico amargo
  • Diurético
  • Purificador del hígado
  • Laxante suave

Falta de apetito y malas digestiones, función hepática débil

El diente de león es amargo, pero no en exceso; tiene una acción beneficiosa sobre el estómago, el hígado y el páncreas; aumenta los jugos gástricos y tiende a estabilizar el nivel de azúcar en sangre. La raíz estimula la desintoxicación del hígado.

Retención de líquidos, presión alta

Las hojas de diente de león, un diurético estándar actúan, en especial, sobre los riñones y estimulan la eliminación de líquidos y la pérdida de peso. Se suele tomar para disminuir la presión sanguínea, gracias sobre todo a su alto contenido en potasio.

Taraxacum Officinale

Problemas cutáneos

La raíz de diente de león es un suave purificador de la sangre eficaz contra varios problemas cútaneos, como el acné, los forúnculos y los eczemas, sobre todo cuando se combina con hierbas como bardana y la equinácea. Las hojas limpian y son nutritivas y están muy buenas en ensalada.

Precauciones

En ocasiones puede provocar reacciones alérgicas.

Partes empleadas
  • Raíz
  • Hojas