Fresno Espinoso

Zanthoxylum clava-herculis

El fresno espinoso, un remedio muy apreciado en Norteamérica, se ha empleado tradicionalmente para tratar muchos problemas, desde el dolor de muelas y el reumático hasta los calambres y la mala circulación periférica. Aunque su sabor es amargo y picante, su corteza es un método de reserva para limpiarse los dientes.

USOS MEDICINALES

Acción

  • Analgésico
  • Antirreumático
  • Estimula la circulación
  • Estimula la sudoración

Problemas reumáticos y artríticos

El fresno espinoso puede aliviar la tensión muscular o la mala circulación que lleva a la aparición de síntomas reumáticos mediante la estimulación del flujo sanguíneo y la eliminación de toxinas.

Es especialmente eficaz para aliviar varios problemas musculoesqueléticos como la fibromialgia. Es mejor combinarlo con remedios antiinflamatorios y antirreumáticos como la reina de los prados (Filipendula ulmaria).

Mala circulación periférica

Es uno de los mejores remedios para la circulación débil y se cree que estimula el flujo arterial. Si se toma durante varias semanas o meses junto con otros remedios como la corteza de bola de nieve (Viburnum opulus), puede mejorar signitivamente el flujo sanguíneo periférico de las manos y los pies.

También es eficaz contra problemas como el síndrome del túnel carpiano, la claudicación intermitente, la enfermedad de Raynaud, las venas varicosas y las hemorroides.

Precauciones

Evitar durante el embarazo y la lactancia.

Partes empleadas
  • Corteza
  • Frutos