Menta Piperita

Mentha x piperita

La menta piperita, hibrido de la menta cultivado en Inglaterra en el siglo XVII, es famosa por su sabor fresco y fragante. La infusión, que se suele tomar tras las comidas para facilitar la digestión, es eficaz contra los gases, la flatulencia y la hinchazón, así como las jaquecas y migrañas asociados a la debilidad digestiva.

USOS MEDICINALES

Acción

  • Antiséptico
  • Antiespasmódico
  • Diaforético
  • Analgésico suave
  • Amargo suave
  • Sedante suave
  • Alivia los gases

Digestión con gases, náuseas, calambres, colon irritable

Las investigaciones clínicas confirman la eficacia del aceite eencial de menta piperita para tratar el síndrome de colon irritable, ya que actúa sobre el colon aliviando los espasmos y la irritabilidad y reduciendo la sensibilidad de las terminaciones nerviosas de las paredes intestinales. La infusión se puede tomar para tratar síntomas como el mal aliento, los gases, los eructos, la hinchazón y los cólicos.


Resfriados, gripe, jaquecas, migrañas

La menta y la flor de sauco se pueden combinar para tratar con eficacia fiebre, resfriados, catarros e infecciones gástricas. El té caliente de menta estimula la sudoración y baja la fiebre. Toma té o aplica de 1 a 2 gotas de aceite para aliviar las jaquecas y las migrañas.

Uso tópico

El aceite de menta calma el picor de la piel. Aplicado diluido al 2% (2 gotas por cada cucharadita de aceite portador) sobre las zonas afectadas. La infusión se puede aplicar como loción para aliviar sarpullidos y eczemas. Evita el contacto con los ojos.

Precauciones

No administrar a niños menores de 5 años. Ingerir el aceite esencial solo si lo aconseja un médico o un fitoterapeuta.

Partes empleadas
  • Hojas
  • Aceite esencial