Olmo americano

Ulmus fulva

Pocas hierbas son más apreciados en la medicina herbal angloamericana que el olmo americano. Su corteza en polvo se dirigiere con facilidad y se puede mezclar con agua para formar una solución galatinosa de ilimitadas aplicaciones, ya sea aplicada localmente sobre la piel o ingerida para tratar el sistema gastrointestinal.


USOS MEDICINALES

Acción

  • Antioxidante
  • Demulcente
  • Emoliente
  • Nutritivo

Problemas digestivos y respiratorios

El olmo americano calma y protege en caso de acidez, colon irritable y bronquitis. Mezcla de 1 a 2 cucharaditas de polvos con agua, déjalos reposar durante 5 minutos y tómatelos. Si quieres, puedes añadir una pizca de canela y repetir. Asegúrate de comprar polvos de olmo americano, y no trigo en polvo con olmo americano añadido. No tomes olmo americano con otros medicamentos, ya que tiende a reducir su asimilación.

Uso tópico

Para preparar una cataplasma para tratar asitllas, forúnculos y úlceras, mezcla una pequeña cantidad de olmo americano con infusión o tintura equinácea (Echinacea spp.) y forma una pasta espesa. Extiéndela sobre la zona afectada y vendala. Déjala durante 24 horas. Repitelo cuanto haga falta.

Precauciones

Utilizar solo la corteza interior. Mezcla los polvos con mucha agua. En raras ocasiones puede provocar irritación localizada.

Partes empleadas
  • Raiz (polvos)