Salvia officinalis, S. lavandulifolia

En 1551, el herbolario inglés William Turner observó que la salvia restablece el calor natural, levanta el ánimo vital, mejora la memoria y despierta los sentidos. La salvia se merece todos estos elogios, ya que, sin duda, es un tónico versátil y eficaz.

USOS MEDICINALES

Acción

  • Antimicrobiano
  • Antioxidante
  • Astringente
  • Tónico digestivo
  • Estrogénico
  • Tónico general
  • Reduce la sudoración

Úlceras bucales, dolor de garganta, catarros

Las potentes propiedades astringentes de la salvia combaten las infecciones, como las úlceras bucales y el dolor de garganta, y acaban con los catarros. La infusión es un excelente colutorio y gargarismo contra las infecciones localizadas. La salvia combina bien con la equináccea para tratar problemas recurrentes.

Síntomas de la menopausia

El té frio de salvia en pequeñas dosis durante todo el día es un remedio tradicional para los síntomas de la menopausia, como la sudoración, los sofocos y las jaquecas.

Salvia


Mala memoria, estrés y ansiedad

Investigaciones recientes señalan que la salvia es un potente remedio para las primeras fases de la demencia senil. Sus propiedades tranquilizanes alivian el estrés y la ansiedad y aumentan la vitalidad y la memoria. Para tratamientos prolongados es preferible la salvia española, ya que, gracias a su bajo contenido en tujone, es más segura.

Precauciones

No tomar durante el embarazo o lactancia. Una dosis excesiva puede ser tóxica.

Partes empleadas
  • Hojas