Camellia sinensis

El té, cultivado casi exclusivamente para su uso como bebida, es quizá la planta medicinal más infravalorada del mundo. Numerosos estudios demuestran las propiedades curativas de sus hojas, sobre todo del té verde o el blanco, sin fermentar, que contienen altos niveles de polifenoles, y por tanto, una potente actividad antioxidante.

USOS MEDICINALES

Acción

  • Antioxidante
  • Astringente
  • Diurético
  • Estimulante

Estimulante

Tradicionalmente, el té siempre se ha considerado un estimulante suave, ya que su contenido en cafeína ayuda a espabilarse y es reconstituyente. Al igual que el café (Coffea arabica), se ha empleado como remedio para el dolor de cabeza, aunque es probable que el café sea más eficaz en este sentido. El té tiene propiedades caloríficas y tónicas, por eso es apreciado por quienes trabajan en lugares fríos.

Es mejor evitarlo durante el síndrome premenstrual (las investigaciones han demostrado repetidas veces que la cafeína empeora los síntomas), y durante la menopausia no es eficaz ya que puede aumentar los sofocos.

Problemas digestivos

El té es un remedio astringente eficaz y rápido contra la diarrea; los polifenoles del té detienen las infecciones y tonifican el revestimiento de los intestinos. La medicina tradicional china utiliza el té junto con otros remedios para tratar la diarrea y la disentería.

Problemas oculares

Para tratar los ojos cansados, irritados o hinchados, aplica una bolsita de té o un algodón empapado en té verde frío sobre los ojos cerrados durante unos minutos. Esto suele aliviar los síntomas y tonifica los tejidos que rodean los ojos. Este método también se puede utilizar para tratar inflamaciones o infecciones del interior del ojo, por ejemplo, para aliviar el dolor o las molestias de la conjuntivitis.

Otros usos

Recientes investigaciones se han concentrado en su polifenoles antioxidantes y se ha descubierto que ayudan a perder peso, a tratar las inflamaciones y también que actúan contra el cáncer y los tumores. Se cree que la alta ingesta de té verde en China y Japón es en parte responsable de la baja incidencia del cáncer en estos países. Parece también que el té reduce la aparición de caries. No es de extrañar entonces qeu el té verde se haya convertido en una bebida popular en Occidente durante los últimos años, aunque hay que destacar que las investigaciones sugieren que afecta a la absorción del hierro y otros minerales. No tomes el té con las comidas o si te estás medicando, sobre todo si padeces anemia.

Calidad del té

El té verde se produce calentado suavemente las yemas y hojas frescas para que los constituyentes activos queden intactos.

Sin embargo, el té negro se deja fermentar, lo que hace que pierda una cantidad significativa de constituyentes, sobre todo de polifenoles.

Los tés de buena calidad, como el blanco, que se prepara a partir de las yemas más jóvenes, tienen el nivel de polifenoles más alto y pueden ser muy caros, aunque no tanto como los mejores tés valian su peso en otro literalmente.

Precauciones

Evitar los dosis excesivas.