Trébol rojo

Trifolium pratense

En la Edad Media, las flores de color rojo intenso del trébol rojo, tradicionalmente considerado una hierba caliente y seca, indicaban su eficacia como purificador de la sangre. Se usa para eliminar la toxicidad crónica y para afecciones cutáneas como acné, forúncolos, eczemas y psiorasis

USOS MEDICINALES

Acción

  • Antiespasmódico
  • Purificador de la sangre
  • Expectorante
  • Fitoestrogénico
  • Se supone que es anticancerigeno

Toxicidad crónica

El trébol rojo, un laxante suave, es un desintoxicante eficaz sobre todo en caso de problemas cutáneos y glandulares asociados al estreñimiento crónico. Se puede administrar a niños con problemas cutáneos o glándulas hinchadas por la inflamación de la garganta.

Es mejor empezar a tomarlo en pequeñas dosis y aumentarlas lentamente. Combina bien con otros remedios para la piel, como la equinácea (Echinacea spp.) No se ha demostrado el uso de esta hierba como anticancerigena, aunque su capacidad para estimular la purificación del sistema linfático sugiere que puede emplearse con hierbas como la romaza (Rumex crispus). El trébol rojo también combina bien con hierbas como la caléndula (Calendula officinalis) para aliviar la hinchazón y el dolor de pechos, pero los extractos concentrados no se deben tomar durante el embarazo o la lactamcoa

Problemas de las vías respiratorias

Tradicionalmente, el trébol rojo se administraba a los niños como remedio para la tos y la respiración asmática. Es eficaz para tratar la vías respiratorias, sobre cuando se combina con tomillo (Thymus vulgaris). El té con miel calma la tos crónica e irretable y es eficaz cuando se combina con fármacos que tratan problemas como la bronquitis y el asma bronquial. El trébol rojo también se emplea para tratar los sudores nocturnos asociados a las infecciones de las vías respiratorias.

Síntomas de la menopausia

Los extractos concentrados de isoflavonas, qeu son muy estrogénicos, se pueden adquirir sin receta y son una alternativa a la terapia hormonal sustitutiva. Ayudan a aliviar los síntomas de la menopausia normalmente asociados a un bajo nivel de estrógenos, como los sofocos, los sudores nocturnos, la jaquecas y las alteraciones del sueño.

Debido a su alto nivel de isoflavonas, los extractos concentrados también tienen propiedades antiflamatorias y refuerzan el corazón y la circulación. Sin embargo, son muy distintos de los demás preprados a base de hierbas y deben considerarse como productos diferentes con una actividad propia. En vista de su alto nivel de fitoestrógenos, se aconseja tomar los extractos concentrados de isoflavonas durante 3 meses cada vez. Si quieres repetir el tratamiento, consulta con un profesional.

Otros Usos

Con el té se prepara una loción muy eficaz contra la piel hinchada persistente y las picaduras de insectos. Las flores se pueden preparar en una decocción, que, una vez colada, se aplica caliente como cataplasma sobre las glándulas hinchadas y doloridas.

Precauciones

En raras ocasiones puede provocar jaquecas o sarpudillos. No tomar extractos concentrados durante el embarazo o la lactancia.

Partes empleadas
  • Flores