Aceites

En su mayoría, se fabrican mediante la destilación de flores, hojas, etc, y se recoge el aceite resultante, la esencia de la planta.

Son muy concentrados, por lo que deben emplearse con precaución.

Suelen mezclarse con un aceite portador, como el de semillas de uva, en una solución del 5% como máximo; por ejemplo 1 ml de aceite esencial en 20 ml de aceite portador, o 5 gotas en una cucharadita de aceite portador.

Los aceites esenciales no deben ingerirse a menos que lo indique un médico titulado, un fitoterapeuta o un naturópata.

Pros y Contras

Pros

Muy concentrados; aroma agradable; se pueden usar diluidos sobre la piel o por el aire mediante un quemador.

Contras

En ocasiones pueden provocar irritación o reacciones alérgicas de la piel.