A diferencia de los aceites esenciales, los portadores se hacen a partir de hierbas sumergidas en aceite vegetal, como el de girasol.

Estos aceites suelen estar hechos de hierbas que curan las heridas, por ejemplo, la caléndula (Calendula officinalis), y se pueden aplicar sobre pequeñas heridas, rozaduras, torceduras, etc. También se pueden utilizar en cremas y ungüentos.

Pros y Contras

Pros

Se absorben fácilmente a través de la piel mediante un masaje; se pueden mezclar con aceites esenciales.

Contras

Suelen ser muy grasientos, los ungüentos y las cremas son mejores.