La decocción es la forma más directa de preparar las partes más duras de las plantas, como la corteza, las bayas y las raíces.

Preparación

Se cortan frescas o secas y se sumergen en agua durante unos 20 minutos. El líquido resultante se cuela y se bebe. Las decocciones sirven para extraer los constituyentes solubles en agua, como los taninos, por ejemplo, los de la corteza de hamamelis (Hamamelis virginina). Al igual que las infusiones, su uso es tradicional y sigue siendo el principal método de preparación empleado en la medicina tradicional china.

Pros y Contras

Pros

Se pueden utilizar hierbas frescas o secas, se pueden combinar varias hierbas; se pueden beber, emplear como elixir bucal o hacer gárgaras, aplicar como loción, etc.; se diluyen en agua y se absorben con facilidad.

Contras

Se tarda poco en hacerlas; se deben consumir enseguida (se conservan un máximo de 48 horas y refrigeradas); su sabor puede ser muy desagradable.