Cómo comprar un remedio

Al comprar un remedio, elige una hierba o una combinación adecuada para tu problema de salud, como el tanaceto para las migrañas. Decide cómo quieres tomártelo, por ejemplo, en cápsulas y compara los distintos productos disponibles.

Dónde adquirir remedios herbarios

La mayoría de los profesionales de la medicina basada en plantas recomienda comprar los remedios en una tienda de dietética o en una farmacia de confianza. Busca una tienda que esté especializada en medicamentos naturales, cuyos dependientes sean entendidos en el tema y reciban formación continuada en la empresa. Sus consejos pueden ayudarte a adquirir los remedios más adecuados y de mejor calidad. Es probable que en las tiendas que vienden hierbas secas y ofrecen tinturas encuentres los dependientes más entendidos y más preocupados por vender productos herbales de buena calidad. No tengas miedo de preguntarles cómo pueden estar seguros de que los productos que venden son de buena calidad.

Otra buena opción de adquirir los remedios es comprarlos directamente a un fitoterapeuta, que obtiene sus productos de cultivadores y proveedores con un largo historial de control de calidad. Recuerda que el código ético de los fitoterapeutas les impide vender remedios elaborados con plantas medicinales sin una consulta previa, por lo que normalmente tendrás que pagarles. La consulta es necesaria para hacer un chequeo y que te den los consejos adecuados para tu situación. Sin embargo, es probable que descubras que las hierbas que venden los fitoterapeutas son más baratas y mejores que las que se pueden comprar en otros establecimientos.

También se pueden adquirir remedios herbarios por correo o por Internet, y a veces se pueden comprar productos innovadores que cuesta encontrar en una tienda de productos dietéticos. No obstante, no es fácil distinguir entre los que venden productos auténticos y los que solo quieren ganar dinero. Algunas empresas que venden por correo o por Internet establecen su razón social expresamente en países en los que el control de calidad se puede eludir fácilmente.

Cuando se puede, es buena idea escoger productos a base de plantas orgánicas con certificado, por muchas razones, ya que las plantas se cultivan sin pesticidas ni contaminantes, las plantaciones se insepeccionan con regularidad y la cosecha de hierbas orgánicas ayuda a conservar los hábitat naturales.

Calidad y valor

El precio de los remedios a base de plantas está relacionado directamente con la calidad. Como norma general, se deben comprar remedios que hayan sido producidos por empresas herbarias especializadas o fabricantes muy conocidos, para los que un control de calidad eficaz es algo rutinario. Los que continuamente comerzializan remedios a precios menores que los demás, o están perdiendo dinero o venden productos de calidad dudosa. Los mejores remedios suelen venderse a un precio moderado, lo que demuestra que su calidad es aceptable. En algunos casos, por ejemplo, los productos gingseng son de gran calidad, y su alto precio lo demuestra.

Desgraciadamente, es muy corriente encontrar productos herbarios de mala calidad. Por ejemplo, cuando se toma hipérico para tratar una depresión leve o moderada, deben aparecer signos de mejora; si no aparecen cambios, puede ser debido a su baja calidad. Prueba con otro producto, quizá en té o tintura.

COMPRAR HIERBAS SECAS

Si vas a adquirir material herbario seco, ten en cuenta que las hierbas se deteriorarán con rapidez si no las guardas de forma adecuada:

  • Las hierbas se deben guardar en un tarro de cristal transparente o en una bolsa de papel, lejos de la luz del sol, de la humedad y del calor.
  • Las hierbas de buena calidad deben tener un olor y un sabor característicos; por ejemplo, la caléndula debe ser de color naranja intenso, y las hojas de ortiga, de color verde muy oscuro.
  • Las hierbas viejas o medio secas se pudrirán y perderán su color normal.
  • No compres una cantidad mayor de hierbas secas de la que necesites.