Efectos Secundarios

Efectos Secundarios

Los remedios herbarios son naturales, pero también son medicamentos y pueden tener efectos secundarios. Como todos los medicamentos, deben tratarse con respeto y usarse con precaución. El siguiente apartado aporta información y consejos sencillos sobre los riesgos de estos remedios.

Los remedios a base de plantas tienen un excelente historial de seguridad y su efectos secundarios son muy poco frecuentes; sin embargo, pueden aparecer reacciones no deseadas, por lo que es importante estar alerta, sobre todo al tomar remedio por primera vez. Las reacciones adversas a los remedios herbarios suelen ser síntomas leves, como molestias digestivas y jaquecas. Generalmente, los síntomas van desapareciendo cuando se deja de tomar el remedio. A veces, los síntomas pueden aumentar al iniciar el tratamiento con un nuevo remedio. En cualquier caso, si sospechas que tienes una mala reacción a un remedio herbario, deja tomarlo. Si los síntomas son graves o continúan empeorando a pesar de eso, consulta inmediatamente con tu fitoterapeuta. Si los síntomas son leves, prueba con otro remedio.

Los remedios que contienen constituyentes potencialmente irritantes o tóxicos, por ejemplo, el castaño de Indias, tienen más probabilidades de provocar efectos secundarios y deben manipularse con precaución. Es importante atenerse a las dosis recomendadas, sobre todo cuando se dan a niños; es probable qeu una dosis excesiva de cualquier medicamento, hebario o convencional, provoque efectos secundarios.

Las reacciones alérgicas a los medicamentos herbarios, incluso a los más corrientes, como la manzanilla, son poco comunes, per a veces aparecen. Las más leves empiezan a aliviarse cuando se deja de tomar el remedio. La crema de caléndula y el té de ortiga pueden calmar las reacciones cutáneas leves. Las reacciones graves necesitan atención médica urgente e inmediata.

Es buena idea que las personas alérgicas a alguna planta o alimento, o con sensibilidad a los medicamentos, inicien los tratamientos tomando una pequeña cantidad del remedio, digamos la mitad de la dosis mínima recomendada. Si todo va bien, se puede aumentar hasta la dosis estándar unos días después, y si no va bien, hay que dejarlo.

Contraindicaciones

Según el estado del salud, se deben evitar algunos remedios herbarios, ya que pueden empeorar los síntomas. Por ejemplo, si se tiene la presión sanuínea alta, no se deben tomar grandes dosis de regaliz, ya que su acción sobre las glándulas suprarrenales puede aumentarla. El regaliz es un remedio muy útil a veces para quien tiene la presión baja.

Si tienes algún problema de salud, los remedios deben ser seleccionados con precaución para evitar emplear los contraindicados.

Las contraindicaciones más habituales de los remedios herbarios se dan en el embarazo y la lactancia. Algunos no se pueden tomar durante estos periodos, y durante los tres primeros meses del embarazo se deben evitar en los posible todos los medicamentos, incluidos los remedios con hierbas.

Interacciones

Algunas hierbas y alimentos influyen en los efectos de los fármacos convencionales, ya que interactuán con ellos y aumentan o disminuyen su fuerza o acción. Las interacciones entre una hierba, por ejemplo, la schizandra o la uña del gato y un fármaco suelen ser leves e imperceptibles, pero en algunos casos pueden ser graves e incluso peligrosas para la salud.

La capacidad de interacción entre el hipérico y algunos fármacos se ha investigado de forma exhaustiva, hasta que se descubrió qeu aceleraba la eliminación de varios fármacos del cuerpo.

Un inform publicado en The Lancet (2000) describía el caso de un paciente de un trasplante de corazón que se recuperaba en el hospital y que empeoró al tomar hipérico. Al investigado, se descubrió que esta hierba había provocado qeu los niveles de ciclosporina, un fármaco inmunosupresor, disminuyeran en un 50%, por lo que su cuerpo empezó a rechazar el corazón nuevo. Cuando dejó de tomar hipérico, se recuperó rápidamente.

Este es un caso extremo, pero ilustra muy bien la realidad de las interacciones entre las hierbas y los fármacos, y que se deben tener en cuenta. Si estás tomando fármacos recetados por tu médico u hospital, consulta con ellos o con un fitoterapeuta o naturópeuta titulado antes de tomar un remedio herbario.

PRINCIPALES INTERACCIONES

Las principales categorías de fármacos que requieren precaución son:

  • Anticoagulantes, antidepresivos, antiepilépticos e inmunosupresores; la eficacia de la píladora anticonceptiva también puede verse afectada.
  • Si estás tomando algún fármaco con receta, no dejes de tomarlo al empezar con un remedio a base de plantas medicinales. Consulta con tu médico o fitoterapeuta sobre la mejor forma de seguir el tratamiento.